Revelaciones.- Por Margarito Escudero Luis: El calambre

0
812
@MargaroEscudero

Al interior de Morena las pasiones están desatadas, las ambiciones desbocadas y los intereses de grupos puestos por encima del proyecto de la Cuarta Transformación que impulsa el presidente de la República.

Ya el mismo Andrés Manuel López Obrador advirtió sobre la posible corrupción en el partido, llamó a los dirigentes a evitarlo y a actuar con honestidad.

El llamado les entró por un oído y les salió por el otro, ya encariñados con el aparente fácil triunfo del 2018, les dio valor para salir de sus cloacas para hacer lo que saben hacer, dividir, traicionar y echar a perder un trabajo de muchos años.

Por eso resulta muy interesante observar e intentar definir el mensaje que lanza el Presidente con su presencia en la celebración del aniversario de la CATEM, la organización sindical que está cobrando fuerza en este sexenio.

Algunos analistas bien identificados con el Lopezobradorismo se atreven a vaticinar un cambio de partido del mandatario y que se iría al partido Fuerza Social por México (FSM) apenas en formación, encabezado por el líder de la CATEM Pedro Haces y patrocinado por Ricardo Monreal Ávila, actual senador de Morena.

Lo que le da alguna fuerza a la versión es la declaración de AMLO de hace meses, cuando dijo que si Morena se corrompe él se iría a otro partido.

A esa advertencia nadie hizo caso, cada una de las cabezas visibles en el partido continuaron con su inútil guerra interna provocando divisionismo y deserciones.

Las actitudes de la actual dirigente generó desconfianza en las bases, personas que le dieron fuerza al partido y que ahora, desde la cúpula ya no se ven.

Las bases ignoradas por esa dirigencia, son la fuerza del Lopezobradorismo, término acuñado ahora para separar a integrantes de Morena de los verdaderos seguidores del presidente; bases que, de moverse Andrés Manuel hacia otra organización política, lo seguirían sin chistar; lo que determina que el Lopezobradorismo vienes siendo más grande que Morena.

Así que, si el calambre no les llega a quienes buscan dirigir un partido dividido, se quedarán con un cascarón donde antes cupieron casi 30 millones de mexicanos.

 

 

Anúnciate con nosotros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.