Revelaciones.- Por Margarito Escudero Luis @MargaroEscudero: Solución en conjunto

0
505
@MargaroEscudero

La basura se convirtió en un serio problema para todos, no es privativo de un sector, un municipio, un estado o un país, aunque algunos países tienen formas de tratar los desechos y dedican presupuestos considerables para ello.

Acá en nuestro querido sur de Veracruz, el tema de la basura estalló como consecuencia de una fallida estrategia electorera en la que sus promotores llevaron a la ciudad a una condición de  insalubridad colectiva.

Los basureros nos asfixian, son algo así como un mal necesario, algo que contribuya a nuestra propia destrucción, pues durante décadas se ha contaminado el entorno nuestro, buscando siempre un lejano lugar desde donde no nos lleguen los olores pútridos de los desechos descomponiéndose.

Pero esa pudrición va a la tierra, a los mantos acuíferos y la contamina y nos contamina provocándonos raras enfermedades y terminamos clamando: “¡Qué hicimos para merecer este castigo!”

Pero algo debemos hacer en tanto aprendemos a no generar desperdicios letales, ojalá podamos comprender que las fronteras también nos contaminan y que el vecino padece del mismo mal que nosotros y que juntos podríamos dominar el problema para el bien de todos.

Nuestro sur de Veracruz debería estar en sintonía, buscando y resolviendo su problemática de manera conjunta, pues somos el mismo territorio, rodeado por el mimo río y los mismos pantanos; la misma gente que va de un lugar a otro paseando sus ambiciones e ilusiones, intentando sobrevivir a este momento aciago.

“Tu basura no es mi basura y no puedes traerla a mi patio” parece ser la premisa que hoy esgrimen en un localismo absurdo.

Es como si nos dijeran “Mis tiendas y almacenes son para mis ciudadanos y no puedes venir a comprar aquí”; ahí el capitalismo no dice nada y permite que compres aquí y la basura que generen los empaques de mis mercancías te las llevas a tu patio.

Extranjeros nos traen empaques de plástico que hoy nos ahogan y no tenemos argumentos para reclamarles y hasta parece que celebramos su llegada “y les abrimos las puertas y les llamamos hermanos”*

Pero el problema ya es nuestro, está aquí y deberíamos resolverlo de manera conjunta, evitando que haya negocio de por medio, evitar que mercaderes lucren con la desgracia colectiva.

Ya hay propuestas para resolver de manera regional este conflicto, sólo nos queda aceptarnos como miembros de una misma región en la que celebramos las mismas costumbres y tradiciones.

El egoísmo nos llevará a continuar en las mismas condiciones, a ser rehenes de unos cuantos aprovechados que en cualquier momento deciden cerrar válvulas y bloquear caminos.

Entonces ya es tiempo de pensar en conjunto, nuestras ciudades han crecido tanto que se juntan y esa es una nueva convivencia y se debe organizar y planificar en función de ello.

Anúnciate con nosotros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.