Debo no niego; pago lo justo: Por Teresa Carbajal @terecarbajal: … Con los dedos en la puerta

0
552

El confinamiento domiciliario en el que se desenvuelve nuestra existencia nos impone un mayor uso de medios electrónicos, redes sociales y plataformas digitales para llevar a cabo operaciones financieras y comerciales, lo que nos hace vulnerables a la delincuencia cibernética.

El distanciamiento social y la restricción de lo físico o presencial, ha limitado las opciones de acceso a nuestra cuentas bancarias, contratación de servicios, pagos, cobros, incluso tareas escolares o el cumplimiento de la jornada laboral, al uso de computadoras o dispositivos móviles con internet.

Ello sucede justo en el momento en el que el uso de las innovaciones tecnológicas que prometieron darnos mayor y más rápido acceso a servicios bancarios (a un menor costo), ha dejado al descubierto la falta –o deficiencia- del marco legal de regulación y supervisión que las prevé.

Y mientras los bancos observando cifras y las cuantiosas pérdidas que el incipiente uso de medios digitales para la prestación de sus servicios les dejó,  discutían nuevas estrategias para reforzar sus sistemas de seguridad contra hackers y ciberataques; y buscaban formas para proteger a sus clientes de fraudes cibernéticos, pues ello fue el tema central de la 83 Convención Bancaria celebrada en Acapulco el pasado 12  y13 de marzo de 2020.

A ello súmale la delincuencia cibernética y las múltiples estafas a las que nos enfrentaremos los usuarios durante el confinamiento domiciliario, en donde hasta pedir el súper o algún alimento preparado nos coloca en la red, o línea telefónica pues el uso y cercanía con nuestra computadora ha sustituido toda interacción social que antes de la contingencia se tuvo.

Lo que es aprovechado por los delincuentes que operan desde el ciberespacio a través de campañas maliciosas, que vía mensajes o induciéndonos a visitar sitios apócrifos -diseñados para estafar- logran obtener información confidencial, o de cuentas bancarias, así como contraseñas y demás datos personales.

Con conocidas y lamentables consecuencias: robo de dinero de la cuenta bancaria, uso indebido de tarjetas de crédito, suplantación o robo de identidad para obtener créditos.

¿Y cómo prevenirnos?, en primer lugar asiste a tus adultos mayores si desean hacer alguna operación bancaria en línea ellos están menos familiarizados con estos sitios, nunca entregues datos personales o de tarjetas por teléfono o correo electrónico, si dudas de un correo electrónico o sitio jamás des click en algún enlace incluido en él, la página web que visites deben tener la palabra https:// y un pequeño candado cerrado, mantente informado sobre el modo de operar de los delincuentes o nuevas formas de ataques, no uses computadoras públicas, ni compartas tus contraseñas, si sospechas que ya fuiste víctima da inmediato aviso a tu banco y cambia todas tus contraseñas.

Realiza tus operaciones con calma y con atención plena a lo que estás haciendo, todos estamos expuestos, pero ahora somos más vulnerables ¡cuida tu dinero!

Si tiene dudas o deudas llame al 2281148502

Visite  www.elbarzonrc.org Contacte elbarzonrc@yahoo.com.mx

 

 

 

 

Anúnciate con nosotros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.